jueves, 27 de enero de 2011

Y al fin y al cabo
nosotros solamente somos
el aura de un alma escondida,
un cuerpo tenebroso
que gira y gira sin cesar
en el desierto sin agua,
seco en mente y sentido,
para nunca acabar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario